Consejos

¿Cómo hablar a las personas que llevan audífonos para proporcionarles y facilitarles una buena comunicación?
  • No le hables nunca sin que te esté mirando.
  • Llama su atención con un ligero toque o una discreta seña antes de hablar.
  • Háblale de frente, con la cara bien iluminada para facilitarle la labiolectura.
  • Mientras hables, evita poner las manos delante de la boca.
  • Vocaliza bien, pero sin exagerar y sin gritar.
  • Habla con naturalidad, ni deprisa ni demasiado despacio.
  • No hables de modo rudimentario o en argot. No comuniques con palabras sueltas.
  • Si no te ha entendido, repite el mensaje. Construye la frase de otra forma más sencilla.
  • Ayúdale a la comunicación con gestos naturales que le sirvan de apoyo.
  • En conversaciones en grupo, es necesario respetar los turnos entre los interlocutores e indicar previamente quién va a intervenir.

¡HAZLE TOMAR PARTE EN LA VIDA INFORMÁNDOLE DE LO QUE SUCEDE Y LO QUE SE DICE A SU ALREDEDOR.

Si tienes pérdida en los dos oídos necesitas 2 audífonos.

¿Por qué?

  • Porque el uso de dos audífonos que trabajan de forma coordinada puede ayudarle a preservar su audición. Si decide tratar sólo el oído que tiene más pérdida, la audición en el otro oído puede deteriorarse progresivamente debido al fenómeno conocido como «privación auditiva», es decir, que ese oído irá perdiendo con el tiempo la capacidad de procesar el sonido por falta de estímulos.
  • Para entender mejor el habla y las conversaciones. Al usar dos audífonos es más fácil escuchar de manera selectiva y que su cerebro pueda concentrarse en la conversación que le interesa, incluso en entornos ruidosos.
  • Porque mejora la capacidad de localizar la dirección y la distancia del sonido. Esto es importante también para localizar señales de peligro, tales como el tráfico que está viniendo en su dirección.
  • Porque el efecto estereofónico hace que la calidad del sonido sea más nítida, suave,  natural  y equilibrada.
  • Porque la audición se hace menos agotadora y más relajante, y no hace falta poner el volumen tan alto como cuando se lleva uno, lo que aporta un grado mayor de confort auditivo.
Cómo mantener los audífonos en buen estado
  • Hay que limpiarlos todas las noches con un paño seco y suave, sin utilizar NUNCA agua, detergentes, disolventes o alcohol. El cerumen que se produce en el conducto auditivo puede obstruir los filtros que llevan los audífonos y que son los que retienen ese cerumen para que no penetre en el interior. Los filtros se mantienen limpios utilizando el cepillo adecuado que se entrega con cada audífono, y cuyo uso se explica adecuadamente en los gabinetes audiológicos.
  • Hay que evitar la humedad y la condensación, pues dañan los circuitos de los audífonos.  No consiste sólo en no bañarse con ellos, también en secar a menudo el sudor que se acumula dentro del conducto y en el pabellón auricular. Y siempre que no los estemos utilizando, hay que dejarlos con el portapilas abierto completamente para que se ventile bien y se evapore la humedad que haya podido recoger a lo largo del día.
  • Evitar los golpes y las caídas.
  • Protegerlos de la luz solar directa. No dejarlos cerca de estufas u otras fuentes de calor.
  • Quítese siempre los audífonos antes de aplicarse cosméticos, lacas, perfumes, lociones para después del afeitado, cremas solares, repelentes de insectos, etc.
  • Mantenga los audífonos, accesorios  y pilas fuera del alcance de niños y mascotas
  • Nunca intente reparar los audífonos por su cuenta. Acuda y consulte siempre a su audioprotesista.